dimanche 2 janvier 2011

Ser feo no es negocio


Una fiesta con 200 mesas, cada una con diez personas sentadas, requiere de al menos ochenta meseros. Estos deben presentarse a las dos de la tarde y estar en servicio hasta las seis de la mañana. Por hacer este trabajo reciben 55 mil pesos.

Diez mujeres encargadas de cuidar las carteras y accesorios de los invitados cobran 40 mil pesos por un turno de doce horas.

Pero para darle más luz y belleza a la fiesta, empresas patrocinadoras llevan a niñas universitarias vestidas con prendas sensuales para que impulsen la marca. Ellas regalan cervezas, cigarrillos y una que otra copa de licor, siempre con una sonrisa, para seducir al cliente. No se quedan mucho tiempo. Por cinco horas, las muchachas reciben 180 mil pesos.