lundi 24 octobre 2011

Caridad

"El cristianismo, como tal, y si quiere serlo realmente y no sólo de palabra, debe participar activamente en los cambios. La fe pasiva no basta para acercarse a Dios: es imprescindible la caridad. Y la caridad significa, concretamente, vivir el sentimiento de la fraternidad humana"


Camilo

lundi 8 août 2011

Dato curioso



"With a population of 73 million, Turkey is the biggest film consumption market in Europe, and the 6th largest market in the world (after India, US, Egypt, Japan, China)"

vendredi 1 juillet 2011

Adiós


I'm asking you to stay
The words are finally here
Let's rewind


samedi 11 juin 2011

Postales de mundos perdidos


Sentada en Orly, hecha un mar de lágrimas, maldije a la persona que se llevó una parte de mi, de mis recuerdos. Maldije y maldigo sus sucios dedos, que seguramente habrán dado “Delete” sin remordimientos a las aproximadamente 1750 imágenes que componían la colección de fotos de mi viaje más reciente. Espero que si tiene en mente un viaje, uno soñado y mil veces planeado, como el mío, nunca pueda poner sus pies en esa tierra lejana y tenga que conformarse con ver las imágenes en su PC o por televisión. Que ese sea el precio de la risa de hiena que seguramente se apoderó de ella cuando encontró mi pequeño tesoro.

Mi valioso mosaico se componía, por ejemplo, de esa foto llena de espontaneidad de Hellen y Normis concentradas mirando un mapa de Estambul extendido sobre la mesa del desayuno, planeando el itinerario del día. Adiós a aquella foto mía en blanco y negro sentada sobre un muro con la imponente Mezquita Azul de fondo. También se perdió esa imagen extraordinaria llena de luz calida en donde Agya Sofía parecía tener vida propia. La foto hermosa de las tres en un balcón, ahí mismo, rodeadas de enormes trazos de bellísima caligrafía árabe, pasó a la historia. Ese día vimos un tipo que a Norma le gustó: pelirrojo, pecoso… Vincent van Gogh reencarnado.

El amigo de Michi... cuando le preguntamos a qué de dedicaba dijo, con toda la seriedad del caso, que era « naked model ». Si nos hubiéramos tomado la foto que yo quería, él en bola y nosotras vestidas, hoy estaría lamentando aun más mi perdida. El naked model salía vestido en mis fotos en su medio natural: la facultad de artes de alguna universidad en Estambul a la orilla del Bósforo. El azul profundo de ese mar se veía por las ventanas de los estudios de pintura y escultura y me parecía estar en una burbuja con olor a trementina. Desde mi burbuja vi a una mujer al exterior, sentada sobre un muro, de labios muy rojos cuyo pelo negrísimo jugaba con la brisa.

Se perdieron ese par de fotos que tomamos mientras caminábamos por las calles aledañas al Gran Bazar y veíamos la estética extrañísima de los vaporosos vestidos de las vitrinas. Sobredosis de boleros, prenses y lentejuelas, odas al mal gusto en otro contexto. Recuerdo que de repente estalló un canto triste, el canto melancólico que llama a la oración en el mundo árabe, y todas las mezquitas se unieron en una sola sinfonía de preguntas y respuestas. Y algunas fotos de nuestras deliciosas excursiones gastronómicas, llenas de té, miel, nueces y pistachos. La mejor de todas estas excursiones fue al otro lado del mar, un sitio sin turistas, banquete visual, olfativo y gustativo… nos miramos las tres y sin decirnos nada supimos que habíamos llegado al lugar indicado.

Las fotos en Taksim con James Bond. « Wales has a Prince… but he’s not our Prince » dijo con su extremadamente sexy acento inglés. Se perdieron los mágicos colores del Bazar de las Especias, epicentro de comercio al cual podría volver un millón de veces sin aburrirme de la bulla, la gente, la música, y el afán infinito de negociar. Ahora solo existen en mi memoria dos imágenes de Normis regateando con un turco que al final la convenció de comprarle no se que cosa, posó feliz para nosotras con su barba perfectamente recortada y nos dijo « chao mariposas » al despedirse. La cara feliz de Al Capone, los ojos profundos de Tizian y el perfil turco de Ahmet, también se perdieron.

Adiós a la foto de Normis y yo sentadas sobre unas rocas con el Partenón atrás. Majestuoso, imponente, eterno. Yo tenía mis Converse rosados, el toque adolescente. La foto mía con una flor en la cabeza, feliz fumándome un cigarrillo en ese bar de Thira en donde los shots eran gratis para nosotras ; o esa otra con una camisa azul y los brazos extendidos en medio de la típica postal de casitas blancas y ventanas azules de las Cíclades. Dos fotos más de La Caldera, último reducto de una explosión furiosa hace miles de años un día que la tierra se despertó con indigestión. Un cataclismo feliz que Dios usó para regalarle a este mundo enfermo los acantilados, el mar y el volcán de Santorini, la grandeza Divina en tres pinceladas. Me duele en el alma esa imagen de Norma y yo viendo la puesta de sol mas famosa del mundo en Oía, acomodadas cada una con un café caliente en las manos.

Había una foto en un bar de Naxos. Ese día le dije a Norma que de no ser por ese paseo a mi se me habría olvidado que otra vida es posible más allá de la Cour aux Ernest. Aparecíamos felices, bailando, yo con mi blusa roja ochenterísima.

Paros… también Paros se fue. Esa anciana griega muerta de risa que tanto me gustaba, o la foto de Norma y yo sentadas en el suelo, yo detrás de ella saliendo por la derecha, en donde se veía el laberinto de calles estrechas y paredes blancas que es el centro de Chora. Ese día nos dijimos “adiós”.

samedi 4 juin 2011

Travesuras de la niña mala



Me gustaría saber por qué Vargas Llosa escribió Travesuras de la niña mala. Me imagino, creo, quiero creer, que un día lo llamó su editor y le dijo "Mario, necesitas escribir algo porque de lo contrario tu público se esfuma (...) no, podemos esperar hasta que se te ocurra algo bueno, así que sácate una idea del culo y escribe cualquier cosa". Meses después (¿semanas?) estaba listo Travesuras de la niña mala.

Y uno llega a la biblioteca ingénuo, todavía adormilado por el buen sabor que deja La Fiesta del Chivo y se topa con un ejemplar de Travesuras. Lo saca de la estantería y lo acaricia con una sonrisa bobalicona, pensando en repetir la buena experiencia que fué El paraiso en la otra esquina. Se aproxima a la bibliotecaria y con aire cándido le dice celui-ci, s'il vous plaît... Oh, naïve!!

Como un jíbaro en la puerta de un colegio, el libro se muestra simpático al principio. El primer capítulo fue una reminiscencia de mi infancia porque Frecuencia Latina fue primordial en mi crianza. Con el segundo capítulo me sentí identificada porque la acción pasa en mi barrio. Me divertí mucho con la psicodelia del tercero, todo un Magical Mistery Tour. Entonces, a la altura del cuarto capítulo, tuve que aceptar una verdad incómoda : estoy leyendo el mismo capítulo desde que empezó el libro, lo único que cambia es la ciudad.

Tendría que haberlo advertido antes: los personajes principales, tristemente planos, no maduran nunca. Los personales secundarios son meros rellenos. De repente, un sentimiento parecido al desengaño que sobreviene a la traición se me instaló entre pecho y espalda. Me sorprendí pasando las páginas en una actitud parecida a la de Bart Simpson cuando, desesperado por la precariedad del Campo Krusty, soporta todo tipo de penurias abrazando una almohada y aferrándose a la esperanza de que Krusty llegue, haga justicia y las cosas mejoren. Pero, a diferencia de lo que ocurre en el capítulo de Los Simpson, Vargas Llosa nunca llega, nunca le hace justicia a su talento y el libro nunca mejora. Al contrario, cae en una espiral degenerativa de mediocridad y lugares comunes hasta terminar réduit à néant.

¿Por que no simplemente cerrar el libro y mandar a Marito al carajo? Demasiado tarde... la prosa hipnótica de Vargas Llosa ha surtido efecto, los dedos no quieren soltar el libro y hay que terminar. Y uno termina.



dimanche 29 mai 2011

The Tree of Life


The Tree of Life
Terrence Malick
2011

Où étais-tu quand je jetai les fondations de la Terre ?
(Livre de Job, chapitre 34)

Esta película que no es una película y habla sobre un tema que nunca nombran.

No es una película sino mas bien una reflexión personal ilustrada por imágenes extraordinariamente bellas, salpicada de preguntas fundacionales que formula una voz de ultratumba. Una excelente -en realidad excelente- presentación de Power Point de dos horas en donde los elementos insinúan la muerte sin hablar de ella. Por eso es difícil concentrarse en la película (voy a seguir llamándola así por convención) sin escapar por los bordes hacia recuerdos y respuestas subjetivas a los interrogantes que se plantean. En otras palabras, la película no atrapa la atención del espectador, más bien la libera hacia el microcosmos interior de dudas -sobretodo teológicas- que todos tenemos pero que nos importan menos conforme pasa el tiempo.

Entonces uno está ahí, pensando en el preludio tormentoso de la evolución, en la majestuosidad de la vida, en la tenacidad de la naturaleza, en lo milagroso que es el hecho de que el choque de dos átomos en medio del caos absoluto haya originado el universo. Acordándose de escenas muy íntimas de la infancia junto a primos y padres. Y todo el mundo está en las mismas en la oscuridad de la sala. Yo me acordé, por ejemplo, de las fogatas que hacían mis primas en el lote de atrás de mi casa, tan grande que me parecía una selva. Me acordé de que mi papá siempre tenía las manos tibias. De lo increíblemente diferentes que somos mi mamá y yo. Del día que me picó una avispa. Y todo esto sin ningún juicio de valor, lo cual es, quizá, el gran plus de la película: lograr que los acontecimientos no sean sucesos buenos o malos sino sucesos a secas, hechos que tienen lugar en algún momento de la epopeya cósmica que es nuestra propia existencia.

No sobra decir que hay que estar en un mood especial para verla. Si usted ha pasado todo el fin de semana tratando de averiguar qué importancia tiene la teoría del discurso persuasivo en Perelman o si el concepto de "Auditorio uUniversal" es una farsa de la Nueva Retórica, ir a ver esta película el domingo por la tarde puede ser una pésima idea.

mercredi 4 mai 2011

Fabricando un cisne


http://www.ropeofsilicon.com/article/check-out-this-black-swan-visual-effects-reel


samedi 16 avril 2011

Titanic 2


... ou quand le cinema touche le fond (littéral et contextuel).

"It looks like history is repeating itself" ... La cerise sur le gâteau!



mardi 22 mars 2011

Good bye, Maria



PP, my thesis director, has some photos of naked women in his flat. A very big breast next to Michel Foucault in his better intellectual shot is a funny contrast, like PP himself. Now that I think about it, the photos are not of different women but the same one: Maria Schneider.

There is an article about Maria in the latest issue of Senses of Cinema. I remember her as a young woman with a flamboyant hat, seduced by a forty years old man in an empty apartment. The Last Tango in Paris was an immediate success as well as Maria's breast ("eso que no has visto su pubis rebelde... la pucha se lleva sus pantallazos... y pues sale muy de la época... así afro", said Lucas). She became a sex symbol, she fell into drugs and bla, bla, bla like Lindsay Lohan.

Anyway, the article is not about the rise and fall of Maria but about her second rise before her death was announced last February. Her funeral was here, I don’t know where. I guess PP was touched.

dimanche 20 mars 2011

Clarus

mardi 8 mars 2011

Happy Valentine´s!


Cinco historias de "amor" que encontré en un blog

UNO


Mi hermana Candelaria se enamoró de Maxi, un jugador de rugby argentino, y decidió que ese sería el padre de sus hijos. Por motivos laborales, él fue trasladado a Chile y ella decidió seguirlo. Renunció a su trabajo en Buenos Aires, se separó de su familia y dejó de ver a sus amigas. Todo por amor, por ese sentimiento irracional que muchas veces nos hace cometer tantas estupideces.

En la ciudad de Concepción concibió (valga la casualidad y la redundancia) a su única hija, Catalina. Al séptimo mes de embarazo, viajó sola a Buenos Aires para el parto, porque se negaba rotundamente a tener una hija de nacionalidad chilena. Varias veces he visto a Candy llorar sola en el baño de la casa de nuestros padres porque estaba muy embarazada, a punto de parir, y el padre de su hija la esperaba al otro lado de la Cordillera, en una ciudad que ella detestaba, en un país que le resultaba completamente ajeno y desagradable.

Cata nació de manera espléndida y al mes las dos regresaron a Chile. Una tarde, mientras Candy alimentaba a su hija, una chilena loca con pinta de bataclana se le apareció en el departamento a decir que, si Maxi no regresaba con ella, iba a cortarse las venas ahí mismo. En lugar de defenerse o agredir a la chilena, Candy se encerró en su cuarto y no paró de llorar hasta que llegó Maxi. Después, lo encaró y supo que él había tenido un affaire con la chilena mientras ella atravesaba su último mes de embarazo en Buenos Aires. A Candy se le presentaban dos opciones: dejarlo y regresar sola con sus padres, o perdonarlo y hacer de cuenta que nada había sucedido.

Lo amaba demasiado como para dejarlo. Amaba demasiado a su hija como para dejarla sin un padre. Entonces se quedó en Chile tragando veneno. Pensando, cada vez que Maxi llegaba tarde del trabajo, que estaba revolcándose con la bataclana esa. Candy no era como yo, no conocía la maldad o la venganza. Será por eso que, en lugar de botar todo su rencor contra el mundo, se lo quedó muy adentro suyo y no le dijo nada a nadie.

Al año siguiente Candy fue diagnosticada con un cáncer terminal. Se fue de Chile, abandonó a su marido y murió soltera -o separada, que para el caso es lo mismo- en una clínica de Buenos Aires.

Hasta el día de hoy no dejo de preguntarme cómo hubiera sido la vida de Candy si no hubiese caído bajo el inexplicable hechizo de ese amor idiota.

DOS

Mi amiga Gabriela se enamoró de Javier, un compañero de trabajo, hace seis años. A los pocos meses de salir con Gabriela, su enamorado le dijo que había regresado con una novia anterior, pero que el gran amor de su vida era ella, Gabriela.

La muy ingenua se creyó el cuento, y mantuvo una relación paralela, oculta, con el tal Javier, siempre con la esperanza de que él dejara a su novia y se casara con ella. A los dos años, Javier le dijo a Gabriela, con lágrimas en los ojos, que su novia había quedado embarazada, y que por el bien de ese bebé en camino se casaría con ella. "Pero eso no significa que debamos dejar de vernos", le aclaró.

Gabriela estuvo un mes entero en cama, enferma, tratando de procesar el tremendo golpe que había recibido. Sin embargo no dejó a Javier, quien continuó prometiéndole que pronto dejaría a su mujer para iniciar una nueva vida junto a ella.

Gabriela hoy tiene 35 años y sueña con ser madre, aunque sabe que su reloj biológico corre más rápido que nunca. Intentó dejar a Javier con todos los métodos posibles: psicólogos, psiquiatras, medicación; brujas, hipnotizadores, armonizadores, chamanes... nada le funcionó. Gabriela sigue loca por Javier. "Loca de amor", dice ella. "Loca a secas", digo yo, cuando veo que ese grandísimo hijo de puta la convierte en un ser completamente acéfalo y dependiente.

Gabriela está fall in love, como dicen los gringos. Se encuentra caída en un pozo romántico del que nunca -o al menos eso parece- podrá salir. Una pena por ella, tan inteligente que parecía antes de enamorarse...

TRES

Cuando tenía veinte años, mi hermano Agustín trató de matarse con una mezcla explosiva de alcohol y pastillas. Su novia de ese entonces lo había dejado por otro, por un chico más apuesto, más estudioso y con muchos más proyectos de vida que el pobre Agustín. Él trató de reconquistarla por todos los medios. Se inscribió en la universidad, comenzó a cuidar su cuerpo y nunca dejó de llamarla o enviarle flores a su casa. Ella estaba harta del acoso de Agustín, tanto que un día lo llamó para decirle que la dejara en paz, que hiciera de cuenta que estaba muerta, que se olvidara de ella para siempre porque jamás, bajo ninguna circunstancia, volverían a estar juntos. Cuando la chica cortó el teléfono, Agustín buscó todas las pastillas de mi madre, las tomó con todo el vodka de mi padre y se presentó en la puerta de la casa de ella, donde cayó desplomado a los pocos minutos por el efecto de las drogas.
Estuvo internado una semana en la clínica, y de ahí pasó dos meses más en un institutopsiquiátrico. Estuvo sujetado por un chaleco de fuerza, encerrado en una habitación sin ningún objeto a mano que le sirviera para quitarse la vida.
Agustín enloqueció, enloqueció de amor. Y no fue hasta que encontró a otra mujer que terminó de recuperarse. Ahora dicen que está curado, pero yo pienso que no, que sigue siendo el mismo tonto dependiente que no puede vivir sin una mujer a su lado, y que si lo vuelven a dejar volverá a intentar matarse. Porque Agustín no está enamorado, está enfermo de amor. Y eso, a mi entender, no tiene cura.

CUATRO

Mi amiga Mary vive en Londres hace más de diez años. Allí se enamoró de un inglés muy rico y se casó con bombos y platillos. Luego se hizo ciudadana inglesa, y cada vez que regresa a la Argentina todo le parece tan chato, retrógrado y triste que no soporta más de dos semanas en su país.
Cuando hace poco vino a Madrid, Mary me hizo una confesión entre copas y tapas. Su marido, el flamante millonario inglés padre de su único hijo, cultivaba la costumbre del transformismo una noche por semana, en un antro de Londres especializado en ese tipo de prácticas. Me quedé mudo cuando me contó esto, y más atónito cuando me dijo que Hugh, además de trasvestirse, tenía un alias femenino, Amy, y que cuando era Amy le gustaba no sólo ponerse pantymedias y maquillarse, sino también terminar en la cama con hombres rudos que lo (vale decir la) hacían sentir bien mujer.

Cuando Mary terminó de hablar, vacié mi copa y atiné a preguntarle si eso no le molestaba. "Claro que me molesta, me está matando", dijo. "¿Y por qué no lo dejas?", pregunté. "Porque lo amo", contestó. "Es el hombre de mi vida y no imagino estar sin él, así que por nada del mundo podría dejarlo", sentenció.

Ahora sé que no puedo convencer a Mary para que haga un cambio en su vida. Sólo espero que, en una de las noches que él sale como Amy y ella se queda sola cuidando a su hijo, no termine de envenenarse por dentro como Candy, o no cometa una locura como lo hizo el tonto de Agustín.

CINCO

Mi madre lo dio todo por mi padre. Estuvo treinta años a su lado, dedicando una vida entera al único hombre que amó. Mi madre tuvo la suerte de nacer en una familia de buenos recursos. Mi padre no puede decir lo mismo.
Cuando Candy estuvo enferma, mi madre no se separó de ella ni un solo minuto. Luego, cuando Candy murió, mi madre quedó desolada pero con ganas de recuperarse para cuidar a su nieta. Al mes del fallecimiento, cuando mi madre poco a poco intentaba reanudar sus rutinas, mi padre heredó una suma de dinero no muy grande de su tía solterona y, sin decir nada, un día armó una pequeña maleta y se fue de la casa. Ahora vive en el campo con otra mujer (nunca sabré si la conoció antes o después del divorcio) y mi madre quedó sola en un gran departamento en San Isidro, sin nadie que la acompañe y con muchos cuartos vacíos. Cuando la visito, no puede evitar llorar frente a mí, cosa que detesto, y cuando le pregunto por qué está tan mal me dice que extraña a mi padre. "¿Cómo podés extrañarlo si con vos fue un hijo de puta?", le digo. "Lo extraño porque lo amo", me contesta, y yo pienso que el amor es la cosa más tonta e irracional que ha inventado el ser humano.

lundi 21 février 2011

Judas


"El Verbo, cuando fue hecho carne, pasó de la ubicuidad al espacio, de la eternidad a la historia, de la dicha sin límites a la mutación y a la carne; para corresponder a tal sacrificio, era necesario que un hombre, en representación de todos los hombres, hiciera un sacrificio condigno. Judas Iscariote fue ese hombre. Judas, único entre los apóstoles intuyó la secreta divinidad y el terrible propósito de Jesus"

J.L. Borges, Tres versiones de Judas.

samedi 19 février 2011

Just like life


Vision cinématographique.

Así es como mi cerebro registra la realidad.


mercredi 16 février 2011

100 años



El diario EL TIEMPO cumplió 100 años. Margarita Posada (¿?) escribió una columna resumiendo la fiesta :

"Muchos llamaron a rogar que los convidaran a este ágape al que solo estaban invitados los personajes más selectos de la sociedad colombiana"

No se si reirme o ponerme a llorar.


jeudi 10 février 2011

Planes


Nos cerraron la cafetería y fue una tristeza descubrir que la vida social del normalista se reduce a eso. Si no nos vemos en el café (¡Dios, como lo extraño!) no nos vemos. Mandarse un mail siempre es una posibilidad pero ese no es el punto. El punto es que se acabó la espontaneidad.

Puede que la fermeture du pot sea uno de esos acontecimientos simbólicos con los cuales la vida le anuncia a uno que un ciclo está por terminar. En mi caso, mi vida me pone obstáculos para comer cómodamente y a buen precio para hacerme entender que en cuestion de meses paso a ser Archicube. Es como si las cosas que más me gustan de mi colegio fueran extirpadas una a una para facilitarme la partida. "¿Y ahora qué?"... ¡Me hago esa pregunta todo el santo día!. En estos días le dije a mi mamá que podría tratar de ser mesera en mi país y se puso brava conmigo... juro que sigo sin entender por qué. Supongo que porque le habría gustado oir de mí una declaración fuerte y determinada: "Voy a ser mesera". Pero no, al decirle que lo intentaría le dí una muestra más de la ligereza de mi espíritu y habrá perdido la paciencia con mi pusilanimidad.

Hay que tener plan A, B, C ... Z. No se que letra del abecedario asignarle a mi país. Volver a casa siempre es una opción. En mi caso es la última porque salí de allá con el cerebro completamente taladrado.

samedi 5 février 2011

Filmologie


D'après Wikipédia, nouvelle source de connaîsance de l'homme de la rue, la filmologie est une discipline dont l'objet est le cinéma en tant que phénomène social. L'analyse théorique du cinéma, produit de l'application de certains conceptes typiquement linguistiques aux œuvres cinématographiques, est relativement tardive si on l'en compare avec les origines du cinéma et entraîne une distanciation d'autres types de critiques plutôt esthétisantes.

samedi 29 janvier 2011

LSD + Rainbows= This video


¿Qué pasa cuando uno consume LSD y ve un arcoiris (real)? Aquí está la respuesta:

http://www.youtube.com/watch?v=OQSNhk5ICTI&feature=related

"Oh! my God... a double complete rainbow... oh! my God!... it's so intense... it's so beautiful... is too much..." (sanglots)...

mercredi 26 janvier 2011

Dos ideas sueltas


Han pasado algunas semanas desde la última vez que fuí a cine. Siento que algo en mi interior se está marchitando porque para mí "algunas semanas" sin cine son demasiado.

En estos días cumplí años. 26 años. Cuando entré a la Universidad tenía 16 y ahora tengo 26 así que le he dedicado 10 años de mi vida al mismo objeto de estudio sin haber trabajado jamás. ¿Será por eso que últimamente siento que me estoy volviendo loca?


vendredi 21 janvier 2011

Aujourd'hui matin


Esta mañana, cuando el bus en el que iba pasaba por Alésia, recordé tres cosas que había olvidado completamente:

1. Cuando era adolescente, me gustaba la poesía. No sé en qué momento dejó de gustarme pero hoy en día prefiero la prosa y dificilmente logro superar los dos primeros versos de una poesía que cae en mis manos por primera vez. Aún así, mis poesías favoritas siguen siendo las mismas de esa época y las recuerdo perfectamente.

2. Mi principal actividad durante el último año del colegio era dormir. Como era aplastantemente aburridor estar ahí, mi cerebro había aprendido a segregar valium para evitarme la angustia de aceptar que en efecto mi presencia era una completa pérdida de tiempo y de dinero. Eso explica que cuando mis ex-compañeras se reúnen y cuentan anécdotas de "nuestros días en once" yo no sepa, en más de la mitad de los casos, de qué estan hablando.

3. Una vez en un cumpleaños de Maria Lu hace siglos, me encontré con un man con el que intercambié mensajes de texto por algún tiempo. Nunca nos citábamos, nunca nos veíamos, escasamente nos saludábamos... pero nos enviábamos textos (¿de donde saqué su número? ¿cómo consiguió el mío? ¿qué decían los textos? misterio sin resolver). Nos saludamos formalmente, como dos personas que no se conocen (y es que, en efecto, no nos conocíamos) y podría jurar que me miró con complicidad por una milésima de segundo. Nos sentamos todos en la sala y hablamos de un tema sin importancia. En eso yo dije algo, cualquier cosa... intenté describir una escena que aparecía en mi mente cargada de detalles, de colores y de música.

Cuando terminé de hablar, no sé qué fué lo que dije pero a todos les dió risa y me dijeron que "qué exagerada". El tipo en cambio me miró a los ojos y en una sola frase se dió el lujo de explicarme algo sobre mí que yo misma ignoraba : "Eso se llama visión cinematográfica. Tener eso es vacanísimo".

No se qué pasó con este personaje, los textos cesaron y jamás volví a saber de él, el punto es que sin conocerme siquiera fué capaz de describir con una exactitud pasmosa cómo funciona mi cabeza. Ahí entendí porqué me es difícil no ser hiperbólica en la descripción de mis pensamientos.
Y si, él tenía razón. Tener vision cinematográfica es vacanísimo y desde que supe que la tengo he intentado buscarla en otras personas. Rara vez tengo éxito.

samedi 15 janvier 2011

¡Lo encontré!


Estaba buscando este video desde hace muuuuucho tiempo. Se me había perdido en la marea de videos de YouTube. Lo dejo aquí para no tener que volver a buscarlo. Los segundos 0.41 a 0.44 son mis preferidos.

(... no se deja copiar... )

mercredi 5 janvier 2011

Mi 2010 en doce lecciones


1. "Resignación"... mi nueva palabra favorita.
2. Ya no canto. Ni por equivocación.
3. Hablar no es tan importante. Está sobrevalorado.
4. No es malo ser cualquier persona. Ser especial es menos espectacular de lo que se cree.
5. Soy cualquier persona.
6. Hay que envejecer con dignidad.
7. No hay que descuidar el método.
8. Coherencia... que cosa más difícil.
9. Sueño y cansancio.
11. La vanidad es algo realmente despreciable. D-e-s-p-r-e-c-i-a-b-l-e.
12. Lo mejor: la nueva retorica.

dimanche 2 janvier 2011

Ser feo no es negocio


Una fiesta con 200 mesas, cada una con diez personas sentadas, requiere de al menos ochenta meseros. Estos deben presentarse a las dos de la tarde y estar en servicio hasta las seis de la mañana. Por hacer este trabajo reciben 55 mil pesos.

Diez mujeres encargadas de cuidar las carteras y accesorios de los invitados cobran 40 mil pesos por un turno de doce horas.

Pero para darle más luz y belleza a la fiesta, empresas patrocinadoras llevan a niñas universitarias vestidas con prendas sensuales para que impulsen la marca. Ellas regalan cervezas, cigarrillos y una que otra copa de licor, siempre con una sonrisa, para seducir al cliente. No se quedan mucho tiempo. Por cinco horas, las muchachas reciben 180 mil pesos.