samedi 13 novembre 2010

Paranoia


Creo que a mi mamá no le cayó nada bien la noticia de que no nos veremos esta navidad. Y con algo de suerte, tampoco nos veremos el próximo verano. Está un poco paranoica con muchas cosas. Tiene un amigo que le contó una historia que no la deja dormir. 

Este amigo tenía una hermana muy linda y joven que se llamaba Gloria. A Gloria sus padres la enviaron a estudiar a donde yo estoy ahora, y dos años después, cuando Gloria llegó de nuevo a casa, sus padres fueron por ella al aeropuerto y Gloria nunca llegó. Bueno, en realidad sí llegó, estaba parada a unos metros de sus padres, sólo que ellos no la reconocieron: a Gloria la estaba matando la anorexia. 

El padre de Gloria, al ver que su hija estaba literalmente evaporándose, sufrió un infarto ahí mismo. Salieron del aeropuerto al hospital. Esa fué la bienvenida de Gloria. 

Y ahora... ¿de donde coño saca mi mamá la idea de que puedo repetir la historia de Gloria? Supongo que del mismo sitio que saca que es posible que una célula de Al-Qaeda esté infiltrada en mi colegio (con eso me salió ayer... todavía me estoy riendo). 

Just for the record: Gloria nunca se recuperó de la anorexia y se murío antes de los 40, tiempo suficiente para convertirse en médica.